Archivo de la categoría: Comentarios de prensa

Comentarios sobre las noticias aparecidas en la prensa nacional e internacional

Carta al Rector de la UCM

D. Carlos Andradas, rector de la UCM, ha emitido un comunicado en defensa de la universidad pública al cual me gustaría responder.

Comenzaré por manifestar mi coincidencia en la defensa de una universidad pública, a lo que, personalmente, añado que ésta debe ser además gratuita y de calidad.

Como conclusión de su comunicado figura el siguiente texto:

El mejor antídoto contra determinados comportamientos es una autonomía universitaria sólida y real que haga que sus recursos y la correspondiente rendición de cuentas garantice la independencia ante cualquier poder ajeno a los fines puramente académicos.

Acorde con las informaciones periodísticas, el caso Cifuentes surgió de una forma diferente a la que usted asume:

  • De una parte, parece ser que el origen fue una venta de favores a futuro o una devolución de los ya prestados. Solamente, cuando el hecho fue difundido por eldiario.es, se produjeron ciertas presiones o ingerencias, ajenas a la universidad, y como consecuencia de ellas, se suceden una serie de hechos, cuando menos,  vergonzosos: se intenta reconstruir el acta y fabricar un relato consistente que diera cuenta de las contradicciones como algo normal y extendido (en el tiempo y número de afectados). A este respecto conviene recordar que Cristina Cifuentes no fue la única favorecida. Es decir, la falta de autonomía no parece ser el origen del problema. Se había procedido a la concesión de privilegios sin mediar presión alguna. El ataque a la autonomía se desencadena cuando la prensa airea las irregularidades y trato de favor.
  • De otra parte, y acorde también con las informaciones periodísticas publicadas, dicho instituto (IDP) gozaba de una magnífica autonomía: NIF propio y ausencia de rendición de cuentas, al menos en lo que a transparencia de las mismas se refiere. Lo cual refuerza la tesis de que la autonomía tampoco es factor clave, ni siquiera correctivo, más bien de todo lo contrario.

Un factor que sí parece determinante es la falta de ética o unos principios éticos más que dudosos de todos los implicados en el caso y que forman parte de la curia de trabajadores universitarios y del selecto grupo de servidores públicos.

Si profundizamos un poco más, podemos constatar que dicha falta de ética o conjunto anómalo de valores anida en los elementos más relevantes del colectivo universitario y de gobierno: comenzando por la presidenta de la Comunidad de Madrid, continuando por el Rector, luego dos catedráticos y finalizando la cadena en una trabajadora administrativa (no sé de qué nivel, pero intuyo que no es bajo) que alteró dos notas en una aplicación informática, a la que no debiera tener acceso o, al menos, al expediente de la alumna Sra. Cifuentes Cuencas.

Resumiendo, al contrario que en los cuentos de anuros, donde el bufónido (sapo) se convierte en príncipe, en este caso, resulta que son los príncipes y princesas son los que se convierte en ránidos (por aquello de las ranas de la Esperanza).

Aunque no sea su responsabilidad directa, en la educación al igual que en la vida, se aprenden cosas por simple y llana imitación, es tal rutina o hábito que no se cuestiona dicho proceder. Incluso se refleja en el refranero español con: allá donde fueres haz lo que vieres. Baste recordar cinco hechos:

  1. Parece admitido por todo el mundo, que la URJC se crea como respuesta política (imitiativa) a la creación de la UC3M.
  2. Tanto el facilitador (consejero de educación) como la semilla (rector, profesores, pas y algunos centros) de la URJC procedían de la UCM.
  3. La presidenta de la comunidad de Madrid y algunos otros favorecidos con un máster también estuvieron ligados a la complutense y muchos ministros han sido estudiantes o han tenido como puerta giratoria la UCM.
  4. La aplicación informática que gestiona los expedientes académicos es idéntica en ambas universidades y está extendida a todas las de la comunidad de Madrid. Independientemente de sus prestaciones y su origen, muchas veces el problema radica en algo tan simple como que cuando alguien se traslada de puesto, sigue conservando los accesos de los anteriores, pareciera un sistema acumulativo de permisos, cuando no debiera serlo.
  5. La Sra. Cifuentes tiene una plaza en propiedad en la universidad complutense (está en excedencia por desempeño de cargo público) y parece que la obtención de la misma tiene zonas oscuras, acorde con las informaciones publicadas en eldiario.es. Además, según las encuestas, no vale para presidenta de una comunidad autónoma (una gran mayoría piensa que debe dimitir), pero, paradójicamente, podría resultar que sí es adecuada para trabajar en la UCM (dudo que pida el reingreso).

En fin, no es que ponga en duda la honorabilidad de nadie ni tampoco la de ninguna institución, pero de confirmarse los hechos por via administrativa o judicial (están por ver las sanciones o condenas y el número de condenados o sancionados), parece confirmarse que hay algo también en el modelo universitario que no funciona o, al menos, promueve a no imitarlo, si priman el buen proceder y los valores.

Relacionado con el funcionamiento y retomando su conclusión, pero en este caso en el aspecto que concierne a la no ingerencia de cualquier poder ajeno a los fines puramente académicos, me permito recordarle que las recetas a lo Juan Palomo, no conducen a buen puerto:

  • Uno no puede ser juez y parte.
  • Un gobierno de tecnócratas o autárquico no conduce a lo mejor y a la historia me remito.
  • Presuponer que el título o cargo conlleva conocimiento omnímodo, valores y buen proceder parece que tampoco es un argumento aceptable, analizando lo sucedido.

Aún asumiendo su tesis de la autonomía como condición necesaria para un buen funcionamiento, no parece razón suficiente, me inclino más por los criterios éticos, ya señalados, de cada uno de los que constituyen la comunidad universitaria (Estudiantes, PDI y PAS) y otros factores.

Uno de ellos, lo menciona usted en su escrito, pero en un contexto muy diferente y que resumo en: son pocas las manzanas podridas en una comunidad tan extensa. Apreciación con la cual también coincido (creo que la gran mayoría de las personas son buenas. ¡Llámenme buenista!), ahora bien, parece que la ausencia o relajación de los principios éticos es una condición necesaria para formar parte del selecto grupo de poder, según otros denominado casta, en este caso, universitaria.

Otro de los factores que considero de peso está relacionado con la transparencia, que usted también menciona y que resulta un oxímoron en el caso del Instituto de Derecho Público. Coincido con usted también, pero no sólo la económica, también aquella que tiene que ver con los mecanismos selectivos de personal o de promoción, pues parecen ser el sustrato de las anomalías: son dichos procesos los perversores o su diseño promueve la antítesis de lo que pretenden.

Otro más de esos factores, que no menciona y que también considero de importancia es la democratización del funcionamiento de la universidad y con ello me refiero al sistema electoral, donde además del vicio del que goza, queda el consuelo de que permite atribuir la responsabilidad de lo que pasa a un colectivo determinado, que podríamos denominar casta también, en este caso docente con vinculación permanente, por acción o inacción.

Justicia o Ley

Volvemos al típico y tópico argumento de que una mujer debe aparecer como una Jesucrista o moribunda para poder demostrar la culpabilidad del agresor.

En un reciente artículo de prensa aparecido en La Voz de Galicia, vemos la desconexión de una sentencia judicial con la sociedad en la que está inmersa.

Les dejo el enlace al artículo, pues no se me ocurre otra cosa que lo dicho, denunciarlo públicamente a través de mi blog, pues sobrepasa mis entendederas, como si la tortura psicológica y anulación personal no existiesen o la ley es una porquería si es susceptible de interpretarse así.

Justicia universal

Todos aquellos países que deciden formar parte de una organización internacional deberían cumplir con los acuerdos firmados.

Sé que puedo pecar de iluso, pero muchas veces son los demás los que nos indican el camino a seguir, pues tienen la capacidad de observar las situaciones desde la distancia y provista de racionalidad.

Este discurso, tiene su origen en la noticia de prensa aparecida en el diario Público y en relación con los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura franquista.

Como en otros casos, cúmplase la ley. En este caso y aunque sea una advertencia, un país democrático y comprometido con diferentes instituciones internacionales que velan por los derechos humanos, debería tener claro y actuar de hecho de forma automática frente a cualquier tipo de reclamación relativa a los derechos humanos. Que otros no lo hagan no exime de sus compromisos.

¿A propósito de la URJC y la Semana de Pasión?

Se pueden leer en la prensa manifestaciones y quejas de algunos profesores de la URJC por las consecuencias del escándalo y vía crucis de Cifuentes. Sobre estas declaraciones me interesa destacar tres hechos de suma importancia:

  • La gran mayoría de ellas se producen de forma anónima. Este dato es relevante porque denuncia una situación de miedo por parte de quien las realiza. Circunstancia que puede ser debida  a las posibles represalias que puedan adoptarse en contra del autor/a de las mismas y, que quizá estando en otra posición menos vulnerable, me refiero siendo un titular o catedrático (numerario) fuesen a pecho descubierto (algún caso hay como el del catedrático Villoria).
  • El resto de universidades están calladitas y agazapadas (llámese CRUE, CRUMA o a título individual), pues recordando al crucificado por estas fechas, quizá ninguna esté libre de pecado y se atreva a lanzar la primera piedra.
  • La famosa LAU que parece otorgar una autonomía mal entendida, pues ni la mismísima Cifuentes se atrevió a tomar cartas en el asunto del Rector de la URJC, cuando éste fue acusado de plagio.

Dicho esto, me parece importante destacar que ya es hora de reflexionar y cuestionar (desmitificar también) bastantes aspectos alrededor de la Universidad española y entre ellos los mecanismos de control y transparencia (no sólo económica), acceso, tribunales (endogamia), inspección de servicios (Juan Palomo), acceso, perversión de las becas y becarios (trabajo encubierto reconocimiento de derechos, etc.), organización y cómo no, su sistema electoral.

A este último voy a referime brevemente, dado que comenzamos la ronda electoral. Para aquellos que lo desconozcan, básicamante, hay dos elecciones importantes que afectan a todo el colectivo universitario: estudiantes, PAS (Personal de Administración y Servicios) y PDI (Personal Docente e Investigador) y que son las elecciones a Rector/a y al Claustro Universitario. En ambos casos se vulnera de forma flagrante el principio de una persona un voto, pues hay diferenciación de colegios (artículo 18) y pesos. Concretando, tanto para las elecciones al claustro (artículo 50) como para las de Rector/a (artículo 176) se establace una distribución de pesos similar: 25% para estudiantes, 12% para el PAS y 53% (PDI contratado de forma permanente) y 10%  (para PDI con vinculación temporal).

En el artículo 14 figura el siguiente texto:

La elección de representantes de los distintos sectores de la comunidad universitaria, así como la de sus Órganos Unipersonales de Gobierno, se realizará por los electores correspondientes en cada proceso, mediante sufragio universal, libre, igual, directo y secreto, conforme a lo dispuesto en los Estatutos y en este Reglamento.

Me permito destacar de los distintos sectores, pues de lo contrario, al menos lo de “igualitario” quedaría en entredicho. Vamos que democrático, democrático ni lo es aunque lo intenten disimular. Lo único que indica es que el gobierno de una institución tan importante queda en manos de un colectivo y que dependiendo de la movilización de sólo dos alumnos (manipulación) podría acapararse todo el voto de dicho colectivo (un 25%). ¿El famoso acarretaxe denunciado por Xose Manuel Beiras que se produce en las elecciones gallegas?

Podría seguir indicando perversiones al sistema democrático en diferentes órganos y cargos: director de departamento, juntas de facultad, decano, etc. Pero lo más importante es que este sistema electoral refleja el talante democrático y de libertad de una institución que presume de ello y otras muchas cosas más. Analícese también la letra de su himno.

Visto lo visto: ¿Quién teme a quién? ¡Hay incluso políticos/expolíticos de izquierdas y universitarios que proponen o propusieron el cambio del sistema electoral español y que no han visto la viga en el propio!

Alguien dirá está muy bien, pero ¿tiene usted alguna alternativa? Por aquello de mojarme un poco diré que hay un principio que debe respetarse: una persona un voto y del mismo peso y, a partir de ahí, cuando sea necesario, listas conjuntas: paritarias o no, cremallera o no (denunciarán el talante de la candidatura), pero abiertas.

Nóos y la plebeya coma “,”

Hoy puede leerse en El País un artículo sobre los preparativos de Iñaki Urgangarín antes de ingresar en prisión.

En el se mencionan, a mi juicio, tres datos de relevancia, que ordenados de mayor a menor serían:

  1. Tres años de cárcel. ¡Toma ya! Otros pitonisos, y no sabemos si serán teóricos o reales.
  2. El disfrute de dichos momentos de libertad, previos al ingreso, y las incomodidades de la permanencia en Suiza. Dado que no es posible el acercamiento de presos internacional, la montaña suiza se acercará al macizo navarro.
  3. El disgusto y afectación de la infanta Cristina por los hechos futuros y el acercamiento consolador de los miembros de la familia real y política en estos momentos duros y de dificultad.

Ante estos hechos me imagino una situación hipotética y otra real que expondré en ese orden:

  • La no renuncia a sus derechos sucesorios podría conducir a la paradoja mucho española de tener una Reina casada con un exconvicto y no me consta, arrepentido, como la guinda que corona el sistema político monárquico vigente.
  • La tozuda realidad en palabras de Saramago, acaba imponiéndose y hará la transformación del No me consta (The Power of Love) al No, me consta (It’s Low Mood).